Explora_
La cultura digital

CONOCE ALGUNAS DE LAS OBRAS NACIONALES E INTERNACIONALES QUE ACOGE EL MNBA

Indagar en la historia de la colección del Museo Nacional de Bellas Artes representa una extraordinaria vía para comprender los cambios que la institución y el gusto artístico han experimentado a lo largo del tiempo. Desde su creación en 1880, el peso de las tradiciones artísticas europeas, la promoción y el resguardo del arte nacional, y el interés por determinados artistas extranjeros se han conjugado en distinta medida, de acuerdo con la vocación institucional predominante en cada época.

Durante sus primeras décadas de existencia, la colección se amplió no solo en cantidad sino en variedad, incorporando nuevas temáticas y referentes. Su conformación se vio fuertemente marcada por los imperativos del gusto y la tradición artística europea. Ello se aprecia en la incorporación de obras –atribuciones o copias– de los grandes maestros, considerados como principales referentes para la formación académica de los creadores nacionales y para el desarrollo del gusto en el público. No obstante, al finalizar el siglo XIX los artistas chilenos se alejaron gradualmente de las tendencias exclusivamente europeas, para volcar su atención sobre temas locales –en especial, la representación de la naturaleza– y soluciones formales que dan cuenta de una creciente autonomía artística.

Acento en la creación nacional

Una de las iniciativas a través de las cuales se concretó el apoyo al arte nacional que la institución se propuso brindar desde un principio fue la organización del Salón Oficial, que permitía a los creadores locales exhibir sus obras una vez al año en las dependencias del Museo. Fue precisamente a partir de estas exposiciones que la institución adquirió una cantidad considerable de obras de artistas chilenos, expandiendo una colección que, con el tiempo, permitiría reconstruir los itinerarios del arte en Chile.

Además del ingreso de obras adquiridas por esta vía, otros dos hitos marcaron giros significativos en la colección. El primero de ellos se sitúa en 1910, año de celebración del Centenario, cuando ingresaron cerca de 250 obras, mayoritariamente contemporáneas, que darían un carácter comprensivo y moderno al conjunto. El segundo corresponde a la adquisición de la colección de Luis Álvarez Urquieta en 1939, por medio de la cual se incorporó un conjunto de 377 piezas, principalmente de arte chileno, que ampliaron numérica y cronológicamente el acervo artístico nacional.

Conoce una veintena de estas obras en el catálogo online del Museo Nacional de Bellas Artes, donde podrás ver con mayor detalle la técnica utilizada por artistas nacionales e internacionales

Indagar en la historia de la colección del Museo Nacional de Bellas Artes representa una extraordinaria vía para comprender los cambios que la institución y el gusto artístico han experimentado a lo largo del tiempo. Desde su creación en 1880, el peso de las tradiciones artísticas europeas, la promoción y el resguardo del arte nacional, y el interés por determinados artistas extranjeros se han conjugado en distinta medida, de acuerdo con la vocación institucional predominante en cada época.

Durante sus primeras décadas de existencia, la colección se amplió no solo en cantidad sino en variedad, incorporando nuevas temáticas y referentes. Su conformación se vio fuertemente marcada por los imperativos del gusto y la tradición artística europea. Ello se aprecia en la incorporación de obras –atribuciones o copias– de los grandes maestros, considerados como principales referentes para la formación académica de los creadores nacionales y para el desarrollo del gusto en el público. No obstante, al finalizar el siglo XIX los artistas chilenos se alejaron gradualmente de las tendencias exclusivamente europeas, para volcar su atención sobre temas locales –en especial, la representación de la naturaleza– y soluciones formales que dan cuenta de una creciente autonomía artística.

Acento en la creación nacional

Una de las iniciativas a través de las cuales se concretó el apoyo al arte nacional que la institución se propuso brindar desde un principio fue la organización del Salón Oficial, que permitía a los creadores locales exhibir sus obras una vez al año en las dependencias del Museo. Fue precisamente a partir de estas exposiciones que la institución adquirió una cantidad considerable de obras de artistas chilenos, expandiendo una colección que, con el tiempo, permitiría reconstruir los itinerarios del arte en Chile.

Además del ingreso de obras adquiridas por esta vía, otros dos hitos marcaron giros significativos en la colección. El primero de ellos se sitúa en 1910, año de celebración del Centenario, cuando ingresaron cerca de 250 obras, mayoritariamente contemporáneas, que darían un carácter comprensivo y moderno al conjunto. El segundo corresponde a la adquisición de la colección de Luis Álvarez Urquieta en 1939, por medio de la cual se incorporó un conjunto de 377 piezas, principalmente de arte chileno, que ampliaron numérica y cronológicamente el acervo artístico nacional.

Conoce una veintena de estas obras en el catálogo online del Museo Nacional de Bellas Artes, donde podrás ver con mayor detalle la técnica utilizada por artistas nacionales e internacionales

Te podría interesar

Galería de fotos

DESCUBRE UNA DE LAS COLECCIONES DIGITALES DEL MUSEO DE SITIO CASTILLO DE NIEBLA

No poder visitar museos como el Museo de Sitio Castillo de Niebla no será un impedimento para seguir conociendo su historia y colecciones. En la sección de colecciones digitales de su página web, podrás acercarte a su historia y archivos, como el de Paul Gossler, donde se cuenta la historia de migrantes alemanes que llegaron huyendo de la primera guerra mundial al sur de Chile, contribuyendo con sus oficios y artes a la cultura local. Esta colección consta de 271 imágenes fotográficas, 128 de las cuales son diapositivas en blanco y negro sobre placas de vidrio, de formato 9 x 12 centímetros. Además, se asocian a diarios alemanes, ingleses y chilenos, de la misma época, que proporcionan un contexto histórico. La colección está disponible a través del Programa SURDOC, una herramienta informática, normalizada para la administración y manejo de las colecciones de los museos. Creada, desarrollada y aplicada por el Centro de Documentación de Bienes Patrimoniales para los museos del Servicio Nacional del Patrimonio Cultural y otros museos públicos o privados que lo requieran.

Galería de fotos

6.000 METROS CUADRADOS DE COLORIDOS MURALES A UN SOLO CLICK

40 obras de más de 70 artistas chilenos y extranjeros, disponibles al aire libre durante los 365 días del año. Esos son los números que rodean al Museo a Cielo Abierto en San Miguel, una iniciativa ciudadana que desde 2010 ha cambiado la cara del barrio fundado en la década de 1960. No te preocupes si estás lejos y no puedes ir a recorrer sus calles, de igual manera puedes conocer los coloridos murales, pinturas y grafitis que adornan los quioscos y murallas de 85 metros cuadrados de la emblemática población San Miguel, en la que viven cerca de seis mil habitantes. A través de una galería de fotos y videos podrás revisar las historias detrás de las creaciones que lucen íconos nacionales como Los Prisioneros, Nicanor Parra o el Padre Hurtado, y también figuras de animales, sueños y sentimientos que dieron vida a los diseños creados por destacados exponentes internacionales y nacionales, consagrados y emergentes. ¿Sabías qué? La dirección de arte de este proyecto estuvo a cargo del reconocido muralista Alejandro "Mono" González.

Galería de fotos

EL TERREMOTO CERRÓ LAS PUERTAS DEL MUSEO DE TALCA, PERO SU COLECCIÓN SIGUE ABIERTA

Casi un siglo tiene el Museo O'Higginiano y de Bellas Artes de Talca, espacio que busca rescatar, reconocer y fortalecer la identidad de la región del Maule. A pesar que desde 2010 el recinto ha permanecido cerrado y en reparaciones debido al daño provocado por el terremoto del 27 de febrero del mismo año, su colección de pinturas, joyas, muebles, armas, fotografías y más, sigue disponible de forma online en una web desarrollada por el Servicio Nacional del Patrimonio Cultural (SNPC), ex Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos (Dibam). En su catálogo también se puede ver el enorme trabajo que ha realizado la institución durante los últimos 20 años: la restauración y conservación de piezas de gran valor histórico y patrimonial que presentaban deterioros como quemaduras, rasgados con desprendimiento de tela, faltantes, barnices amarilleados y otros. Las obras Luis de la Cruz y Goyeneche, Campánulas, Curato de Aldea y Los discípulos de Emaús son algunas de las más de 60 pinturas chilenas y europeas que han sido conservadas gracias al trabajo del Laboratorio de Pintura del Centro Nacional de Conservación y Restauración, dependiente del SNPC. Este trabajo se puede revisar a través de una serie de fotografías que muestran su evolución.