Eventos_

Lo que se viene

Explora_
La cultura digital

Audiovisual

ENAMÓRATE Y CELEBRA CON ESTA HISTORIA DE AMOR Y CUECAS

Hay algunos artistas que no solo dedican el 18 de septiembre para celebrar la cultura de nuestro país, sino que lo hacen todo el año. Ese es el caso de los músicos María Esther Zamora y Pepe Fuentes, dos de los folcloristas nacionales más importantes de la escena que, a pesar de superar los 70 y 80 años respectivamente, siguen más vigentes que nunca. Aquí te recomendamos ver “Vida, pasión y Cueca”, un microdocumental de teatroamil.tv donde se muestra parte del concierto dramatizado que reúne a ocho músicos y dos actores en el escenario, y donde interpretan canciones compuestas para el montaje (cuecas, foxtrox, tonadas, cha cha), canciones del cancionero popular chileno, más alguna de Segundo Zamora, el padre de la cuequera, un histórico del folclor chileno y autor de Adiós Santiago querido; y también temas originales de la pareja de artistas que, además de compartir la pasión por la música, comparten una historia de amor. Además de incluir escenas del montaje, el relato cuenta con la voz de su protagonista, María Esther, quien a través de distintas entrevistas entrega más detalles sobre el trabajo que recorre desde su infancia hasta la actual Casa de la Cueca donde reside y actúa la pareja que tiene más de 50 años de trayectoria, y también sobre el papel que juega el folclor, las cuecas y los cuequeros en la escena actual.

Multimedia

GANADORES CONCURSO: DESPEDIMOS EL 2019 REGALANDO LIBROS

En Elige Cultura queremos agradecer las miles de visitas a la plataforma durante el 2019. ¿Cómo? Regalando un pack con dos libros: “Eclipse: arte más ciencia. Una puerta a la creación” y la “Guía Patrimonial Mercados de la Chimba”. GANADORES Consuelo Pirozka Castillo Valdenegro Fabiola Andrea Hernández Sánchez Diego Saez Alvarez Elías Andrés Quintana Poblete Jesús Cidón Martínez César Luis Trujillo Alfaro Jaime Muñoz Gomez Valentina Alarcón Pavez María Paz Wallffiguer Mardones Mónica Karina Luengo Bascuñán Sobre los libros “Eclipse: arte más ciencia. Una puerta a la creación” se divide en dos grandes capítulos. El primero de ellos expone conocimientos generales en torno a los eclipses, como por ejemplo: tipos de eclipses que existen, lo que viviremos como país con los próximos eclipses, la mirada indígena en torno a los eclipses y mitos y creencias populares en torno a este evento. El segundo capítulo aborda los hitos astronómicos como inspiración para los artistas y el nexo que existe entre la astronomía y el arte. Se presentan historias de creadoras y creadores chilenos -de los más diversos ámbitos- que se han inspirado en el universo, en las estrellas, los eclipses, y en la astronomía en general, para desarrollar sus obras. Ilustraciones de Pablo Luebert. La “Guía Patrimonial Mercados de la Chimba” reúne una selección de emprendedores de los mercados de abastos ubicados al norte del río Mapocho, el Tirso de Molina, la Pérgola Santa María, la Vega Chica y la tradicional Vega Central; territorio donde confluyen diversos hitos emblemáticos de Santiago, como el Puente Los Carros y la Recoleta Franciscana, junto a la riqueza patrimonial de sus locatarios, historias y emprendimientos. El texto es el resultado del diseño de una metodología de trabajo que consistió en una serie de encuentros con la comunidad, que se hicieron partícipes de la definición de contenidos e identidad visual, a través de talleres de cocreación y más de 50 entrevistas en terreno. La portada fue desarrollada por el cartelista Manuel Aguirre, quien heredó la técnica de los antiguos maestros del cartel de los mercados, y que, desde hace más de 12 años, se ha dedicado a producir a mano alzada gran parte de la cartelería presente en el sector. La publicación fue presentada por el Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio junto a la Fundación Patrimonio Sustentable y el Programa de Fortalecimiento de Barrios Comerciales de Sercotec Región Metropolitana.

Audiovisual

INSPÍRATE CON LA HISTORIA DE ANDRÉS PÉREZ

Creador, compañero, innovador, maestro, un genio. De esas y de otras maneras se ha hablado de Andrés Pérez Araya, actor, dramaturgo y director chileno, responsable de marcar un hito en la historia del teatro nacional y el motivo por el que, desde 2006, cada 11 de mayo se celebra el Día Nacional del Teatro, en honor a su nacimiento. Siendo un “militante de la belleza”, como decía él, su bandera de lucha fue la calle, y por eso su trabajo contempló la realización de funciones en espacios abiertos que pudieran reunir la mayor cantidad de público, especialmente en sectores o comunas de escasos recursos. Gracias a lo aprendido durante comienzos de la década del 80 en su paso por la compañía francesa Théâtre du Soleil de Ariane Mnouchkine -caracterizado por el uso de máscaras, pantomima y técnicas circenses-, nacieron obras como “El desquite”, “Nemesio Pelao, ¿qué es lo que te ha pasao?”, “Popol Vuh” y “La Negra Ester”, que, junto a la compañía Gran Circo Teatro, hasta hoy luce el récord de ser el montaje más visto en la historia de Chile, con cerca de seis millones de espectadores. En esa dinámica callejera es que, en 1986, los cineastas Carlos Flores y Héctor Ríos filmaron la exhibición de la obra "Todos estos años", dirigida por Andrés Pérez, y que contó con los actores y actrices María Izquierdo, Roxana Campos, Ximena Rivas, Willy Semler, Francisco Reyes, Aldo Parodi, Jaime Lorca, Tito Bustamante y Rodolfo Pulgar. En plena dictadura, la compañía convocó al público frente a la Catedral de Santiago, en Barrio Bellavista, en la Población La Bandera, en el Parque O’Higgins, la Plaza del Mulato y muchos otros lugares de Santiago. 25 años después de ese hito, las grabaciones originales sirvieron para dar vida a "Teatro callejero, mi capitán", documental que hoy puedes ver gratis en TEATROAMIL.TV, y que muestra cómo esta agrupación artística se tomaron el espacio público con megáfonos, disfraces, instrumentos musicales, muñecos gigantes, zancos y banderolas. Todo para mostrar un espectáculo de canto, música, baile y pantomima en el que contaban historias que escarbaban sigilosamente en el acontecer de los últimos años de la dictadura militar.

Recorrido virtual

LA HISTORIA DE CHILE EN UN SOLO LUGAR

Ubicado en pleno centro de Santiago, en la Plaza de Armas, y desde su fundación en 1911, el Museo Histórico Nacional ha reunido objetos, pinturas y esculturas de personajes ilustres que han marcado distintas épocas de nuestro país. Su edificio fue construido a comienzos del siglo XIX y restaurado y reacondicionado para albergar las cerca de 550.000 piezas de las colecciones histórico-patrimoniales. En la actualidad, mediante un recorrido virtual que atraviesa sus dos pisos, además de los cinco niveles del campanario, es posible observar pinturas del siglo XIX, la bandera chilena utilizada en la Jura de Independencia en 1818, vestidos de 1900, los anteojos rotos de Salvador Allende, el cuerpo embalsamado de Ulk, el perro de Arturo Alessandri Palma, entre otras cosas.

Audiovisual

LA HISTORIA DEL CHILENO DUEÑO DE LA LUNA

“Un pequeño paso para el hombre, un gran paso para la humanidad”. Esa fue la ya memorable frase que el estadounidense Neil Armstrong dijo cuando se posó por primera vez en la luna, como parte de Apollo 11, expedición encabezada por la NASA que ya cumple 50 años desde su realización. Pero para vivir este momento histórico, la tripulación también integrada por los astronautas Michael Collins y Buzz Aldrin, tuvo que tener el permiso de un chileno. Sí, un chileno. Mucho antes de que millones de personas vieran por televisión esta proeza científica -más de una década antes, de hecho-, el abogado Jenaro Gajardo Vera, nacido en Traiguén (1919), acudió a una notaría de Talca para inscribir a la luna como su propiedad. Era 25 de septiembre de 1954, y el hombre se presentó ante el notario César Jiménez Fuenzalida, a quien convenció de que era el dueño del satélite natural, describiendo sus medidas y límites. Se ha hablado mucho sobre las razones y motivaciones que Gajardo tuvo para hacerlo, pero todo eso no importó cuando, supuestamente, el Presidente de Estados Unidos, Richard Nixon, a través de la embajada norteamericana y la Cancillería, envió un cable a Gajardo, donde solicitaba autorización para que la nave Apollo 11 y sus tres integrantes, se posaran en la luna. Como es de esperar, el permiso fue concedido por el dueño chileno. Si quieres conocer un poco más sobre la historia de don Jenaro Gajardo, te invitamos a revisar “El dueño de la luna”, un cortometraje animado hecho para una campaña gubernamental que fomentaba la innovación, donde no solo se da a conocer esta increíble historia, sino que también entrega un claro mensaje: "Ninguna idea es imposible de realizar, por muy loca que parezca".

Audiovisual

LAS SEIS DÉCADAS DE ALEJANDRO SIEVEKING DEDICADAS AL TEATRO

Si se habla de destacados dramaturgos chilenos, sin duda que uno de ellos es Alejandro Sieveking, protagonista de este entrevista realizada como parte de la Muestra de Dramaturgia 2018, cuando fue homenajeado por sus participantes. El autor y también actor, irrumpió la escena en la década del cincuenta, cuando aún siendo estudiante de Arquitectura de la Universidad de Chile, participó con su obra “Encuentro con las sombras” en el Primer Festival de Aficionados (1955) que tuvo lugar en el Teatro Antonio Varas. Tan inspiradora fue esta experiencia, donde resultó ganador, que finalmente abandona la carrera y decide ingresar al Instituto de Teatro para cumplir su sueño. “Yo quería ser actor”, dice en esta conversación donde revisa sus inicios en las artes escénicas, hasta que se enfrentó a autores como Tennessee Williams, Arthur Miller, Henrik Ibsen, Antón Chéjov y August Strindberg, y terminó siendo conquistado por la escritura y la dramaturgia. Allí comenzó un viaje por el teatro sicológico, donde cada montaje servía como una manifestación de los problemas personales, más que colectivos; para luego volcarse al teatro social y ser reconocido por obras como “El fin de febrero” (1958), “La coronación de Pierrot” (1958), “Ánimas de día claro” (1959), “La remolienda” (1965), “Tres tristes tigres” (1967), “La mantis religiosa” (1971), “La virgen del puño cerrado” (escrita en 1973 y estrenada al año siguiente con el título de La virgen de la manita cerrada), “La comadre Lola” (1985), y “La fiesta terminó” (2005). En este video, y ya siendo ganador de reconocimientos como el Premio Municipal de Teatro de Santiago con sus obras “Parecido a la felicidad” (1959) y “Peligro a 50 metros” (1968), y el Premio Nacional de Artes de la Representación y Audiovisuales 2017; Sieveking reconoce como elemento clave de su obra la presencia de personajes sencillos, con defectos, “que no cometen errores por maldad, sino que por falta de preparación”, y también a la frivolidad como elemento teatral. Con 85 años, y un legado interminable para el teatro, el cine y la literatura nacional, Sieveking se enfrenta a una etapa de madurez donde busca nuevas ideas, pero no olvida la importancia del conflicto que existe entre fuerzas que se oponen: “Huyo de las fórmulas, quiero probar nuevas fórmulas cada vez. Hay una sola ley que no puedes desobedecer en el teatro, que es la técnica literaria. Todas las cosas deben estar puestas de acuerdo a su intensidad”.

Síguenos a través de redes sociales: